Category: Reuniones

Sort: Date | Title | Views | | Comments | Random Sort Ascending
View:

Las heridas y el perdón 17 Septiembre 2017- CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO

2.82K Views0 Comments

Tienes que sanar tus heridas y perdonar para que tu bendición no se estanque, revive los mejores momentos de esta

Afilando la espada 23 Ene 2015 – CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO

1.58K Views0 Comments

Cuando estás decidido a conquistar y estás teniendo el respaldo de Dios, sino haces algo para afilar tu espada, vas

Jehová Jireh – CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO BOGOTA COLOMBIA

2.91K Views0 Comments

Centro Mundial de Avivamiento, un Ministerio de los Pastores Ricardo y Ma. Patricia Rodríguez. Bogotá - Colombia Mas Información

Que no se pierda nada 22 Ene 2016 – CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO

2.63K Views0 Comments

Centro Mundial de Avivamiento, un ministerio de los Pastores Ricardo y Ma. Patricia Rodríguez. Bogotá - Colombia Visita nuestra página web: www.avivamiento.com

Basta al oprobio 28 Mar 2014 – CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO BOGOTA COLOMBIA

1.39K Views0 Comments

Hoy Dios dice: Basta ya! Él ha decretado el fin de tu aflicción, así que prepárate porque viene tu bendición. Centro

Caminando con Él 11 Abr 2014 – CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO BOGOTA COLOMBIA

1.23K Views0 Comments

Tienes que saber que Dios camina con los que le obedecen y le creen. No pueden haber dos voluntades, sino

Hay un vino nuevo – Congreso Mundial de Avivamiento 2014

2.05K Views0 Comments

Centro Mundial de Avivamiento, un ministerio de los Pastores Ricardo y Ma. Patricia Rodríguez. Bogotá - Colombia Visita nuestra página web: www.avivamiento.com

Fuego que te consume 10 Mar 2017 – CENTRO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO

2.09K Views0 Comments

Si has sido llamado por Dios, Él ha puesto un fuego en tu interior. Es un fuego diferente, un fuego

La prueba y el zarandeo Feb 16 2020 – AVIVAMIENTO

1.32K Views0 Comments

Generación de conquista – CONGRESO MUNDIAL DE AVIVAMIENTO 2013

1.13K Views0 Comments

¿Quieres convertirte en un conquistador? Tienes que saber que Dios no te llamó a la derrota, Él te llamó para